La Iglesia de San Miguel Arcángel presenta varias fases constructivas desde finales del siglo XVI a la segunda mitad del XVIII. Con un único campanario, su portada data del último tercio del siglo XVI y está decorada con un arco de medio punto, además de molduras e inscripciones. Su portada lateral, de estilo manierista, posee una imagen de azulejo de la Virgen del Castillo. 

El interior se estructura en una sola nave cubierta por bóveda de medio cañón y arcos que descansan sobre pilares. A sus laterales se reparten cuatro capillas en forma de hornacina, decoradas con motivos geométricos y arco de medio punto. El plebisterio presenta una bóveda de media naranja sobre pechinas, decoradas con escudos sobre cartelas con forma de pergamino. El retablo de Diego Briones presenta un estilo del barroco tardío porque está revestido con pan de oro y posee columnas salomónicas.

También hay que mencionar que al interior de la Iglesia de San Miguel Arcángel se conservan los Trofeos de la Batalla de las Navas de Tolosa. La Cruz de Arzobispo D. Rodrigo, el Pendón de las Navas de Tolosa, una lanza de los soldados que custodiaban Miramamolín (cuarto califa de la dinastía almohade) y la casulla, parte de la vestidura con la que el arzobispo ofreció la misa el día de la batalla.